Personalizamos tu experiencia

En Isabel Fuster utilizamos cookies y otras tecnologías para mantener la fiabilidad y la seguridad de nuestro sitio web, para medir su rendimiento y para ofrecer una experiencia de compra personalizada. Para ello, recopilamos información básica sobre los usuarios. Para más información, consulta nuestras condiciones legales y nuestra política de cookies.

Alcaliniza el cuerpo y elimina tóxicos

Arcillas volcánicas

La arcilla es parte de la madre Tierra, está viva, con todo lo que nos proporciona. Hasta la biblia dice que Dios creó a Adán con barro, con esto quiero decir que tenemos la misma composición en nuestro cuerpo que las arcillas, por lo que podemos sintonizar con ella y establecer la cantidad a usar según sintamos.

Historicamente se ha usado en terapias, curas, balnearios, nuestras generaciones anteriores y en otras culturas, las tienen incorporadas en sus tratamientos de salud y belleza. Cuando sintonizas con ella el cuerpo te la puede pedir más o menos veces, en más o menos cantidad, con el tiempo se consigue esa sinergia con ella y se convierte en nuestra mejor aliada para nuestra salud.

A través de las arcillas se plantea una idónea opción para equilibrar y sanar el cuerpo.

Las arcillas se usan de modo externo y también interno debido a su acción desintoxicante y por su gran composición de oligoelementos.

Es muy útil para situaciones de carencias en sales minerales y oligoelementos.
Ayuda a las glándulas endocrinas y suprarrenales, elimina toxinas, metales pesados, propiedades antiinflamatorias y bactericidas, trastornos digestivos, problemas de piel, acné, eccemas, psoriasis, ideal para dietas adelgazantes, celulitis, alitosis, mal olor, afecciones en la boca, aftas, inflamación laringe, dolores, artritis, fibromialgia, fatiga crónica... y un largo etc.

Sobretodo alcaliniza el cuerpo y elimina tóxicos.

Cada arcilla tiene una composición diferente y aunque se pueden tomar todas y aplicar en la piel sin problemas, cada una está indicada para un uso específico y otros secundarios.

Las arcillas se componen de: Zeolita, Bentonita, Tierra de Diatomeas, y Caolinita (Senegal). Provienen de tierra de volcanes que han entrado en contacto con el mar (https://diatomeasiberia.com/tierra-de-diatomeas-para-consumo-humano/).

Quien esté interesado en las Arcillas Volcánicas y quiera saber más, Internet está lleno de artículos y videos que nos hablan de los beneficios de dichas arcillas.

Te dejo estos dos enlaces:

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE LAS ARCILLAS, CONTACTA CONMIGO VÍA WHATSAPP

¿No estás aún convencid@ con las arcillas volcánicas?

Consulta las valoraciones de los miembros

{{review.name}}
{{review.description}}
{{review.serviceName}}